miércoles, 11 de enero de 2017

Cáncer de mama - La operación

Buenas tardes!

Como ya os he comentado, leer en Internet, experiencias de otras personas, que pasaron por un cáncer de mama, me ayudo mucho, a estar preparada para lo que venía y a ver que no era la única persona que pasaba por esto. Por eso decidí, que en cuanto pudiera, yo también, escribiría sobre ello, para poder ayudar a futuras mujeres que padezcan esta enfermedad.

Abrir un blog, para contar mi experiencia en el cáncer de mama, me pareció una tontería, teniendo como tengo este.

Lo primero, os dejo en enlace de tres blogs que me han ayudado muchísimo:

  1. http://www.soycristinajones.com/ - El primer blog y canal de youtube que descubrí. Cristina es de Zaragoza y tiene un humor que me encanta. Sus entradas, son reales, duras, graciosas y sobretodo yo me he sentido muy identificada durante el proceso hasta ahora. 
  2. http://tetarota.blogspot.com.es/ - Mei, cuenta sus vivencias con cierto humor irónico, con detalle y veracidad. No deja nada a la imaginación, desde efectos secundarios hasta donde comprar ropa 100% algodón, para la radioterapia.
  3. http://tetaenroscada.blogspot.com.es/ - Vanesa, cuenta también toda su vivencia a través del humor como arma eficaz, para sobrellevar todo el tratamiento.
Lo primero de todo contaros que lo que yo tenia era un carcinoma ductal infiltrante de mama en estadio IIB.




El lunes 8 de agosto, me mandaron al Hospital Miguel Servet de Zaragoza, para hacerme la localización del ganglio centinela. Una prueba muy fácil, donde te dan unos pinchacitos en el pecho del tumor, para infiltrar un liquido que, tras una hora, permite la localización del ganglio. En la hora de espera nos fuimos a desayunar. Al volver me metieron en un tubo de rayos y en 5 minutos ya estaba lista. Me dieron un sobre cerrado para que lo llevara al hospital. Como era pronto para ingresar, nos fuimos a comer y a dar una vuelta por Puerto Venecia.

A las siete de la tarde ingresé en el Hospital de Barbastro. Tuve suerte y me dieron una habitación , en la planta de maternidad, para mi sola, en la parte más alejada del pasillo.

Al día siguiente, a las ocho de la mañana, me dieron una esponja especial para ducharme y un camisón de quirófano. Cuando vino el celador a buscarme, me dijo que primero me tenía que bajar a rayos. Al entrar me volví a encontrar con el doctor que me confirmo que tenía cáncer.

 Allí , sin aviso, me pusieron el famoso arpón(si, ya soy del "club de pesca"), aunque no sabría ni contaros,  porque casi me desmayo del dolor....menos mal, que acto seguido,apareció Elisa, una amiga que trabaja en quirófanos (que estaba de vacaciones y vino para acompañarme en la operación) y casi me eché a llorar de la emoción. Ella me llevo a quirofano y fue como una  fiesta, ya que todos eran conocidos.

Nunca podré agradecer a Elisa lo que hizo por mi. Me tuvo entretenida con historias de cuando eramos jóvenes y salíamos de juerga, mientras me preparaban....hasta cuando Javier, el anestesista, me hizo abrir la boca, ni me plantee el porqué..... de pronto oí que Elisa me llamaba y cuando la miré, me dijo: ya esta, ya te han operado.

Ya me habían operado!!!! Y yo soñando que estábamos de paseo con Elisa y su hijo Rubén. Madre mía!!!! Me encontraba maravillosamente bien (luego supe que era por la morfina)!!

 Cuando volví a abrir los ojos estaba en reanimación y me hacia mucho pipí. No recuerdo ver a nadie, pero una voz, me dijo que me ponían la cuña. Hice pipí y me pregunto la voz como me encontraba, yo le dije que bien, y recuerdo que me dijo que iba a estar muy bien porque tenía cuatro chutes de morfina pautados.

Cuando me  llevaron a la habitación, yo estaba en la gloria bendita. Al ver a mi familia, con cara de circunstancias, yo solo podía sonreír. Hay es cuando vino la primera ostia. La operación no había ido tan bien como pensaba. El ganglio centinela dio positivo en metástasis.Me extrajeron cuatro ganglios, dando dos de ellos positivo. Tuvieron que hacerme una linfadenectomía axilar (vaciarme la axila) a parte de la cuadrantectomía. 

Era fácil que el brazo perdiera movilidad.Y la quimioterapia iba a ser la más agresiva que existe, todo para matar cualquier célula cancerígena que se pudiera haber escapado a través de mi sistema linfático.

La verdad, es que, como iba de morfina hasta las orejas, me la sudo bastante. Yo estaba feliz, la operación ya estaba y era lo que más miedo me daba.

Estuve tres días ingresada. Tres días que podría resumir, en constantes visitas, en miles de flores y regalos, en muchas risas, en buena comida ( genial la comida del hospital) y en días  felices (como se notaba que no sabia lo que me venia).


A los tres días, me mandaron para casa, sin drenajes (luego fui 6 o 7 veces a que me sacarán liquido) y sin medicación de ningún tipo.

La recuperación fue lenta, la semana siguiente, fui todos los días a que me sacaran liquido de la axila.

Los puntos se absorbieron del todo en un mes y medio,más o menos.

Con un poco de retraso sobre el plan pactado con mi oncólogo, el día 2 de septiembre empecé la tan temida quimioterapia ....pero eso os lo cuento en otra entrada!

De verdad, espero, que esto pueda ayudar a mujeres que os encontréis en el mismo camino que yo.

Suena mucho más terrible de lo que fue. Con eso no le quiero quitar importancia, que la tiene y mucha y es una operación agresiva y con secuelas de por vida.

Simplemente, deciros, que todo llega y todo pasa, por muy increíble que parezca.



MILLONES DE BESOS