domingo, 29 de diciembre de 2013

OTRAS NAVIDADES .....

Hace muchos, muchos años, 10 por lo menos, la navidad era para mi, época de alegría, de ilusión, de felicidad.

Nos juntábamos en casa toda la familia a celebrar estos días.

El día de nochebuena, estábamos todo el día preparando la cena con mama.Cardo con bacalao y zarzuela de pescado.De postre empanadon y turrón para aburrir.

A las 9 de la noche, silencio absoluto, mi padre ponía el mensaje del Rey, y escuchábamos atentamente. Dependiendo del año, según mi señor padre, era malo o muy malo.

Antes de cenar, llamaba siempre mi tía Antonia, para desearnos buena noche.

Después mi madre llamaba a mi tía Pilar, para que viniera a cenar con nosotros. Nunca cogía el teléfono, pero mi madre la llamaba siempre, siempre.

Tras la cena, llegaba la tradición de los juegos reunidos. Horas jugando al parchís, trivial, monopoly o a las cartas. Recuerdo jugar al guiñote durante horas, al final me quedaba sola con papa y nunca me dejaba ganar. Decía que tenia que ganar yo por mi misma. 

El día de navidad, volvíamos a comer hasta reventar.Empachados, llegaba el momento de los regalos.

Al ser tantos en casa, hacíamos el amigo invisible. Aunque era yo a la que encargaban comprar los regalos.


Otra tradición navideña, era el día de Reyes.El cumpleaños de mama. 

En todos los cumpleaños, mi madre nos hacia para desayunar chocolate a la taza con bizcochos. 

Como le gustaban tanto las flores, le encargábamos una maceta, que venían a traerle a casa, con tarjetita y todo.

Teníamos una vajilla para la navidad, y una vajilla solo para el día de Reyes.

Ese día no podíamos faltar nadie.Venia Maria Dolores, Maria Carmen, Queli a felicitarla y traerle un regalo, un camisón, una bata ( alguno aun sigue en su caja, esperando ser estrenado)

Llego un momento, que las cosas se empezaron a torcer, demasiadas navidades en el hospital. Demasiadas navidades esperando un desenlace. Demasiadas navidades sin poder respirar.

Llego un momento, que la navidad dejo de gustarme. 

No soy antinavidad. Al que le guste que la disfrute. 

Yo ya no creo en la navidad. 

Mi padre ya no esta. Mi tía Antonia ya no esta. Mi tía Pilar ya no esta. MAMA ya no esta.

En unos días la navidad habrá acabado.

Seguirán las ausencias.

 MAMA seguirá sin volver.

Todos los días recuerdo su voz, su mirada azul, su sonrisa, sus manos.

Recuerdo su ropa, que sigue en el armario. Según el día que hace pienso en que le pondría un jersey u otro, un pantalón u otro

.A veces me descubro pensando en comprarle una revista de comidas, un libro o una flor.

Otras veces marco el teléfono de casa, deseando que lo coja ella, para contarle algo que me ha pasado o para preguntarle una receta.

Muchos días sueño con ella. Nos sueño, en la cocina hablando, o en la habitación, las dos echadas en su cama.

Me angustia olvidar los detalles. Olvidar su voz. Olvidar sus consejos.

Por eso os lo cuento.

Ella siempre decía, que un muerto nunca esta mas vivo que cuando alguien le recuerda.

MAMA, sigues aquí, tan presente, como hace 6 meses.









martes, 3 de diciembre de 2013

Libros - El guardián invisible- Dolores Redondo

Este libro de Dolores Redondo , es una intrigante novela negra.
Ambientada en el valle de Baztan, ubicado en el norte de Navarra.

La trama consiste en una serie de misterios crímenes de jovencitas y de una inspectora, Amaia Salazar, que será la encargada de resolver estas muertes.

Es el primer libro de una trilogía que promete.

Solo os diré, que su adaptación al cine, ya esta vendida; y nada mas y nada menos que vendida a la misma productora que se encargo de la trilogía de Milenium.

Personalmente, me ha encantado, y estoy deseando hacerme ya con la segunda parte de esta trilogía, titulada :" Legado en los huesos"

Si queréis mas info:





También os dejo el book trailer (pequeño trailer que permite contar el libro, impactando mediante imágenes, estrategia promocional, muy en boga en los últimos tiempos ) de "Legado de huesos"


BESOS

lunes, 2 de diciembre de 2013