viernes, 22 de noviembre de 2013

Y en noviembre ....

Vivir en un pueblo ciudad, tiene estas cosas.

Tienes  todo tipo de servicios a unos 20 minutos.
Tienes todo el campo y montaña que quieras a menos de 20 minutos.
Y si lo que quieres es playa, en una hora y media, puedes estar en la mas cercana.

Pero yo hoy os quiero hablar, de las cosas que nos regala el campo durante este mes.

Calabazas, olivas, granadas, setas ... son manjares culinarios, que los que hemos tenido la suerte de tenerlos tan a mano, toda la vida, a veces no sabemos apreciarlos.

Ademas, este año, con los cambios en el tiempo, viene todo con retraso

Calabazas, para cremas, sopas, a la plancha, o Empanadón.

Olivas, recogidas de olivos centenarios , que producen el mejor aceite de oliva que uno pueda probar, el tuyo propio, recogido por ti y elaborado en el molino de toda la vida.

Granadas ecológicas, si, si. Sin nada de nada,naturales como la vida misma.Son muy buenas para limpiar la sangre.


Y setas, que hay que encontrar, conocer y recoger. Trompetillas, babosas o rovellones. Limpias, con ajo y perejil .....buenísimas!

Que gran mes noviembre!






martes, 12 de noviembre de 2013

Restaurantes - BAOBAB

Hace unos días, estuve en Zaragoza, y acabe comiendo en un restaurante vegetariano , BAOBAB .

Es una cadena de restaurantes, situadas en varias ciudades grandes.

Yo desconocía este restaurante, y la verdad que me quede gratamente sorprendida.

La decoración es sencilla y cálida, a pesar de que el restaurante es bastante grande, con diversos rinconcitos, que lo hacen todavía mas agradable.

El personal que nos atendió, atentos y simpáticos, aconsejándonos sobre el menú.



La carta, es original y curiosa a la vez. es un cuadrante, en el que se especifican los menús semanales de todo el mes.

Te puedes llevar la carta y dejártela en la nevera, así siempre sabes que menú te vas a encontrar.






El precio tampoco tiene desperdicio.

1 plato principal con pan y bebida, son 9 euros.

Y si prefieres menú completo, son 12, 50 euros.






Elegí de entrante, una sopa de calabaza, con crujiente de queso parmesano, que resulto deliciosa, agradable al paladar y muy suave de sabor.


De plato principal, unos canalones de setas, con un sabor un poquito fuerte de sal (pero por norma general todo me parece fuerte de sal, ya que yo pongo muy poquita en la comida)



Terminamos probando los dos postres que tenían en el menú, una tarta de queso y un coulant de frutos secos.

En resumen, yo comí muy bien y salí encantada. 
Un sitio para disfrutar, para recomendar y para volver.